Egbert Sonneveld visitó el sitio en Lobón cerca de Badajoz para inspeccionar las condiciones de los árboles y capullos después de un mes. Los árboles estaban en perfectas condiciones, pero los Capullos ya habían perdido parte de su humedad. Esto puede ser explicado por las condiciones climáticas extremas en el último mes. Sin embargo, esta replicación puede ser considerada como exitosa hasta ahora.